Lo que hay que saber sobre los manguitos del coche

Algunos elementos del vehículo suelen ser ignorados por desconocimiento, y al no saber cuál es su función no se le da mayor importancia; en ocasiones, eso lleva a que se presenten averías graves, dado que en el momento preciso de corregir se le subestimó. Una situación como esta con frecuencia ocurre con los manguitos, se preguntará ¿qué tiene que ver una deliciosa fruta con los hierros del coche?

En los vehículos, los manguitos son unos elementos de goma del sistema de refrigeración. Su función es llevar el refrigerante hasta el radiador manteniéndolo a una temperatura constante. Por su complexión llegan a sufrir más que el resto de las piezas a causa del calor, y al dañarse pueden crear grandes inconvenientes si no se detectan a tiempo. Su vida útil puede ser de hasta cinco años, sin embargo, lo más recomendable es chequearlos siempre que se revise el sistema.

Si alguno se rompe, lo mejor es que todos sean reemplazados; ya que, al haber sido expuestos a las mismas condiciones, es muy probable que el resto esté próximo a presentar fallas también.

¿Qué tanto daño puede generar un manguito roto?

Cuando un manguito se rompe, el refrigerante no tiene forma de llegar al motor, lo cual propicia el sobrecalentamiento de la máquina y podría llegar a quemarse. Las reparaciones de fallas causadas por la rotura de estos elementos no son nada modestas, porque desafortunadamente a veces hay reemplazar por completo el motor. Dada esa calamidad algunos prefieren cambiar de coche.

Antes de llegar a una situación tan funesta, pueden darse otros casos, como que se perjudique a la culata al colarse el líquido refrigerante o que el motor lo absorba. El coste del taller para detectar la posible fuga y repararla si amerita no es tan elevado, siempre y cuando sea diagnosticado a buen tiempo.

Los síntomas que deben ponerlo sobre alerta son: la presencia de gotas en el suelo debajo del coche (suelen ser verdes o rosa) delata que existe al menos una fuga; también, se hace notable una disminución acelerada en el nivel del refrigerante y con ello la temperatura aumenta demasiado, si llegase a rebasar los 95 grados, hay ir lo más pronto al taller.

Cuando el automóvil experimenta averías graves, antes de invertir en ello debe evaluar si en realidad es rentable; en ocasiones, se tienen tantos problemas acumulados en el vehículo, que antes de reparar es preferible venderlo. Una alternativa para que la negociación no sea molesta y complicada es visitando cochesparadesguace.com que, además de ofrecerle una tasación gratuita, tiene otros servicios que le facilitarán el proceso.